martes, abril 23, 2024

ideasdebombero.com zapater.org

Reflexiones de un Bombero de Barcelona desde el 12/08/1966 hasta 01/01/2007

ideasdebombero.com zapater.org

CLASES DE FUEGO – TIPOS DE EXTINTORES

PROGRAMAS AUDIOVISUALES PARA LA PREVENCIÓN DE INCENDIOS

Este programa se publicó en enero de 1978 junto con otros temas que componían un cuadro de enseñanza teórica por medios audiovisuales para la  formación para bomberos de empresa que se complementaban con prácticas en sus mismas instalaciones


Cuanto más y mejor conozcamos al enemigo, mejores posibilidades tendremos de combatirlo y vencerlo cuando se decida a atacar.
 
El fuego sin control es el peor de los enemigos, ataca cuando menos se le espera destruyendo todo lo que encuentra en su camino sin respetar valores, bienes o vidas humanas, 
Los fabricantes de material contra incendios, emplean un lema que define al fuego transformado en incendio.

El fuego puede destruir su pasado, su presente y su porvenir.
 
Para que se produzca el fuego, para que el fuego nazca, casi siempre exige la unión de tres elementos distintos.

El primero de ellos puede ser el COMBUSTIBLE, que es en definitiva el que se destruye y desaparece.
 
Los combustibles pueden ser sólidos

Como la madera, papel, cartón, caucho, tejidos o plásticos.
 
Pueden ser combustibles líquidos

Como la gasolina, aceite, disolventes, pinturas, alcohol.
 
 
O combustibles gaseosos

como el gas natural, butano, propano, acetileno.
El segundo elemento necesario para la combustión es el COMBURENTE.

EL OXIGENO es comburente, y el aire que respiramos posee suficiente oxigeno como para alimentar cualquier clase de fuego.

 
El aire que respiremos está compuesto por una mezcla de gases, entre los que se encuentra el oxigeno tan solo en un 21 por ciento, lo cual es más que suficiente para alimentar las llamas.
El tercer elemento es la temperatura , el CALOR.

El calor que produce una llama, una chispa, el calor que se desprende al friccionar dos combustibles
 
El mismo calor del sol o el que se produce al fermentar determinadas substancias completa el triangulo del que nacerá el fuego.
 
La teoría del Triangulo del Fuego, ha sido ampliada con un nuevo factor .

Factor que se denomina «reacciones no inhibidas en cadena» y se refiere a les reacciones químicas entre combustible y el oxigeno una vez formada la llama.
 
Se ha comprobado que además de los tres factores ya conocidos, intervienen en la composición del fuego una serie de reacciones en cadena no obstaculizadas, siendo posible la extinción de ciertos fuegos empleando ondas de choque o vibraciones críticas.

 
Este nuevo factor nos transforme el TRIANGULO DEL FUEGO en PIRÁMIDE DEL FUEGO, teniendo su base en estudios más profundos sobre las causas del fuego, si bien no deja de ser una nueva teoría sobre le composición del mismo.
 La extinción del fuego se consigue eliminando UN SOLO ELEMENTO, lo que rompe le unión y el enlace entre los mismos.

La dificultad estribará en saber elegir el lado adecuado y el disponer de medios suficientes para conseguirlo. 
 Eliminemos el COMBUSTIBLE,  

¿Cómo se puede eliminar lo que está quemando?

El eliminar el combustible tiene su principal aplicación en los combustibles gaseosos, en los gases. 



 Lo mejor pera extinguir una fuga de gas ardiendo es el cerrar la llave de paso del combustible,

Al no llegar combustible el fuego se apagara



  
 También podemos aplicar el mismo sistema para los fuegos en combustibles sólidos.

Si retiramos los combustibles cercanos el fuego evitaremos que este se propague.

En algunos bosques existen pasillos denominados cortafuegos, por ser espacios donde se han eliminado las brozas y pinos, ósea el COMBUSTIBLE.
 Eliminemos el OXIGENO,

Si impedimos que respire ahogaremos al fuego.
 
 Las llamas consumen oxigeno.
Si conseguimos aislar al fuego del exterior, las mismas llamas consumirán el oxigeno del lugar y el fuego se ahogara por falta de aire.

Cerrando puertas y ventanas se esta dificultando la formación de llamas
 El sofocar fuegos eliminando el oxigeno tiene su principal aplicación en los combustibles líquidos, donde el soplo inerte del agente extintor o el recubrimiento aislante de la espuma, consiguen aislar la superficie en llamas del aire.
 Eliminemos el CALOR.
El calor es el causante de que se inicien y se propaguen los fuegos.
Si nos fijamos, COMBU5TIBLE y COMBURENTE están siempre unidos.
Esta habitación está llena de combustibles y llena de aire, aplicándole CALOR llegaría a arder.
Todos los fuegos se apagan mejor si se ha conseguido rebajar calorías, si se ha conseguido enfriar.
Esta comprobado que el agua es el medio más efectivo para enfriar, siendo también el más abundante y económico.
 
Como hemos visto COMBUSTIBLE, CALOR y COMBURENTE han de estar unidos para que exista el fuego.
Pero no todos los fuegos son iguales, por sus diferentes formas de extinción según las substancias en combustión, los fuegos se han dividido en varias clases.
 
  Los fuegos de la CLASE A,

Corresponden a los fuegos sólidos que producen brasas o rescoldos, como son las maderas, tejidos, papel , cartón, etc.



 
Para las brasas o rescoldos, lo mejor es el agua, bien sea a cubos, con extintores o mangueras según sean las dimensiones del fuego.
La CLASE B
Corresponde a fuegos líquidos o grasos que NO producen brasas sino solo llamas, como pueden ser las gasolinas, pinturas, alquitranes , aceites, etc..
Cuando arden combustibles líquidos o grasos se ha de combatir el oxigeno y lo mejor a emplear pueden ser los extintores de polvo seco o los de nieve carbónica, que con su fuerte soplo inerte golpean la superficie en llamas desplazando el oxigeno y ocupando su lugar interfiriendo en los radicales libres que forman la pirámide del fuego.
 
Para los fuegos grandes de la clase B,
lo mejor es la espuma en cantidad suficiente, ya que esta flota extendiéndose por la superficie líquida en llamas impedirá la entrada de aire.
 
Si no hay brasas, el agua queda descartada para apagar ya que los combustibles grasos flotan sobre el agua y ampliarían el incendio.
No obstante se podrá emplear agua pulverizada para ENFRIAR los recipientes evitando que aumenten de presión y se desquebrajen.

 
Los fuegos de la CLASE C

Corresponden a los fuegos de gas, bien sean en bombonas o en conductos, como el Butano, Acetileno, Gas Natural, etc.
Como ya hemos dicho, lo mejor a emplear contra los fuegos de gas, es el sentido común y el mantener la serenidad.

Un fuego de gas en un conducto o cañería se extingue fácilmente cerrando le llave de paso, con ello se elimina el combustible y el fuego se apaga.
 

Si la llave de paso queda afectada por el fuego, se ha de recordar que en la entrada de cada edificio hay un trapillón en el suelo con la válvula general que se puede cerrar con una llave inglesa.

Si se actúa de este forma nunca se ha de volver a abrir la llave, sin haber avisado primero a todos los vecinos.
 
Si el fuego ocurre en bombonas,

la forma de actuar puede ser más compleja según el gas que contenga. El empleo de agua en forma de lluvia no apagará el fuego pero enfriara la válvula para poder acceder a ella y cerrarla
 
Para sofocar las llamas de gas a presión, los mejores extintores son los de polvo seco, pudiéndose emplear también los de C02.

En pequeñas fugas puede ser efectiva una bayeta o toalla mojada en agua.

Se ha de tener presente, que una fuga de gas sin encender puede resultar más peligrosa que le misma fuga ardiendo.

 
Fuegos con electricidad.
La CLASE E,
No corresponde específicamente a una clase de fuego ya que la mayoría de los incendios se producen en presencia de electricidad y tan solo eliminando esta, cortando la corriente, se podrá atacar con agua o con el medio más adecuado.
El motivo de determinar como clase E a los fuegos eléctricos es debido a que en presencia de tensión, precisan de un tipo de extintores determinados que no reaccionan ante la electricidad no siendo conductores de la misma, como son los de polvo seco, C02 y los halones.

No obstante no se logrará la completa extinción mientras haya tensión.

 
La CLASE D corresponde a fuegos de metales, como son el magnesio, sodio. litio, aluminio, etc. y a cierta clase de plásticos. Son fuegos que no aceptan los tipos normales de extinción como el agua, la espuma el polvo, etc. reaccionando con los mismos de forma violenta. Normalmente se puede emplear para fuegos de metales la arena bien seca, cenizas o polvos talco.
Ya conocemos algo más con respecto al fuego, sabemos que tendremos que emplear cinco formas distintas para conseguir la extinción. Para los fuegos ”SECOS” que producen brasas, tendremos que enfriar y lo mejor para enfriar es el agua. Para los fuegos “ GRASOS o LÍQUIDOS que NO producen brasas, tendremos de eliminar el oxigeno, sofocar el fuego y los mejores extintores serán los de Halón, Espuma, Polvo Seco y CO2.Para los fuegos de GASES se cerraran las llaves de paso y solo ante un caso necesario se emplearán los extintores de Halón, Polvo Seco y CO2.
Si el fuego ocurre en elementos eléctricos, se  cortará la corriente empleando seguidamente el extintor más adecuado.
Si hay tensión solo se emplearan extintores de Polvo Seco y C02.Los fuegos de METALES, virutas de aluminio, virutas de cinc, magnesio etc. se apagarán cubriéndolas con arena bien seca, talco o cenizas.
  Es importante el recordar las CLASES de fuego y el TIPO de extintor más adecuado porque en un incendio real nos encontraremos ardiendo todas ellas a la vez, siendo recomendable el
CORTAR LA CORRIENTE,
CORTAR EL GAS,
ENFRIAR y
SOFOCAR teniendo que seleccionar el extintor más adecuado según la cantidad de cada combustible.
  Como se puede ver en todos los incendios se aconseja sacar la corriente, porque en todos los lugares hay electricidad y será necesaria el agua para enfriar.

Como norma ante un incendio, se cortará le corriente, se cortará el gas y habrá prevista una reserva de agua para enfriar
 
El agua es el medio más abundante económico y efectivo pare combatir la mayoría de los incendios.

El agua elimina el calor, un litro de agua absorbe 538 kilocalorías y se transforma en I.700 litros de vapor e incluso este vapor actúa contra el fuego. Lo que no consigue ninguna otra substancia
.
 
Hablaremos del agua pero en pequeños recipientes, como material de primer auxilio.
Los extintores de agua llamados también hídricos o hidro carbónicos, de los cuales existen diferentes modelos según los fabricantes.

Hemos dicho extintores de agua, extintores hidro-carbónicos
Consultando el Manual del Equipo de Seguridad,

Recordamos el funcionamiento y características de extinción de los extintores hídricos de agua química y los hídricos impulsados por C02 que como vemos apagan los fuegos de la clase A.
 
En la siguiente tabla vemos la aplicación de este tipo de extintor.
El AGUA sea a cubos, mangueras o extintores es un EXCELENTE extintor de los fuegos de la clase A, maderas, tejidos, papel, etc.

Con extintores de agua no se pueden sofocar los fuegos de la clase B ni de la clase y C Aunque si podremos emplear agua para refrescar los recipientes que contengan líquidos o gases inflamables.
 
Nunca se empleará agua en fuegos de metales o eléctricos ya que los amplia de forma violenta y con peligro para el atacante.
 
¿ Porque se les llama de AGUA QUÍMICA ?

La respuesta la tendremos en su carga, que equivale a medio kilo de bicarbonato sódico, y una ampolla de cristal conteniendo acido sulfúrico.
 
 
El bicarbonato se mezcla con agua en un cubo y se echa en el cuerpo del extintor añadiendo agua hasta el nivel señalado y se pone la ampolla de ácido dentro de un cilindro metálico agujereado como un colador.

Así tendremos al extintor listo cara su uso, pero.. .¿. .Como funciona . . ?.
Se ha de invertir. . . ponerlo al revés y golpear el percutor contra el suelo.
La aguja percutora penetrará rompiendo le ampolla de cristal.
Los trozos quedan en el colador, el ácido se desparrama mezclándose con el agua bicarbonatada produciéndose una rápida efervescencia, una reacción química que genera gran cantidad de gas carbónico que almacenándose en la parte superior del extintor, le dará la presión de salida a los pocos segundos.
 
Veamos el extintor funcionando, se ha invertido y el chorro sale por la parte baja, su alcance será de unos ocho metros con una duración aproximada de un minuto.
Podemos ver las asas por donde sujetarlo, aunque no es muy  correcta la posición del extintor que no ha de ser inclinada sino perpendicular con el suelo.

Una vez disparados solo se puede parar la salida de más líquido poniéndolos de nuevo en su posición inicial.
 
Los extintores de espuma química son de parecidas características.

Se produce espuma química al unirse dos substancias diferentes que generan burbujas de gas carbónico, siendo diferente a la espuma física o a la espuma ligera.
 
Consultando el manual vemos que la espuma es adecuada para los fuegos de la clase B y A
Lo confirmemos en la tabla inferior. La espuma es buena extintora de los fuegos de la clase A, los que producen brasas.
Es buena extintora de fuegos de la clase B, fuegos grasos o líquidos que no producen brasas.
La espuma no apagara el gas, no apaga los metales y es peligrosa contra le corriente eléctrica.


Veamos una recarga.
Una botella de litro de sulfato de aluminio que se introducirá en el tubo de cristal.

Una cajita de cartón conteniendo una mezcla de bicarbonato y regaliz en polvo que se diluye en agua y ocupará el cuerpo del extintor hasta el nivel señalado.
 
 
Aquí tenemos un extintor de espuma química listo para utilizar.

El funcionamiento se consigue al mezclarse ambas soluciones, lo cual ocurre muchas veces al sacarlo del soporte para trasladarlo al lugar del fuego.

El largo vaso de cristal tiene la salida libre, un ligero vaivén puede producir le mezcla que lo active y ya no se parará hasta su vaciado total.
Los extintores de espuma más grandes, montados sobre ruedas o los instalados en los transportes, camiones, trenes, barcos, etc.. poseen une prevención de disparo (un tapón) previniendo el vaivén o frenazo brusco que activaría la mezcla.
Es un tapón que se puede apartar desenroscando a la derecha, como los de la Marina. 
Girando y estirando una llave en forma de T como los de los autobuses o por medio de una palanca excéntrica como la mayoría de los carros (sobre ruedas).


Pueden variar los sistemas de disparo, la forma de destapar el ácido para que al invertirlo se produzca la mezcla.
Lo que no varia es que todos los extintores de espuma sean portátiles o sobre ruedas funcionan invertidos, el revés de tal como los hemos encontrado.
 
Para tener una idea del efecto extintor de la espuma, podemos indicar que este recipiente contiene 25 litros de disolvente, mide un metro y medio por cuarenta centímetros.

Cuando llevaba un minuto encendido se atacó con un extintor de espuma de diez litros.
 
Seguidamente se atacó con dos extintores de 10 litros, concentrando ambos chorros en el mismo punto.

El doble chorro de espuma enfrió la pared metálica y fue descendiendo lentamente sobre la superficie del disolvente extendiéndose y completando la extinción.
 
La espuma es conductora de la electricidad.

 
Si quema algo eléctrico se emplearan los extintores de anhídrido carbónico.

A este extintor se le conoce por distintos nombres, que quieren decir lo mismo, extintor de anhídrido carbónico, de gas carbónico, de C02, de bióxido de carbono o de nieve carbónica.
Consultando nuestro manual, nos confirma que el extintor de anhídrido carbónico se emplea en los fuegos con tensión eléctrica.

En la tabla inferior, verificamos que la nieve carbónica es EXCELENTE extintor de los fuegos con tensión eléctrica sin ser conductores de la misma.
   
Vemos que es un buen extintor de le clase B “grasos” y de la clase C gases” ósea fuegos que no producen brasas sino solo llamas. 

Le cuesta apagar los fuegos de la clase A donde hay brasas y no se ha de emplear para fuegos de metales.

Veamos en sección un extintor de CQ2 de tres kilos y medio. La carga es gas licuado a presión, lo mismo que el butano en la bombona, si bien su presión interior es veinte veces mayor.
 
El funcionamiento es muy simple,
Primero se ha de sacar un pasador que hace de seguro y seguidamente se presionará el gatillo hacia abajo como si se utilizase un sifón, cuando se suelte dejará de salir gas.

No se han de invertir ni inclinar demasiado cuando se utilicen puesto que su funcionamiento es idéntico al de un sifón.

Su efectividad es a corta distancia, se ha de disparar a dos metros del fuego como máximo,

Es el extintor más adecuado para aparatos electrónicos o delicados ya que no mancha ni deja huella después de su uso.

 
El gas ha sido licuado a unos 70 bajo cero.
Al salir y chocar con la temperatura ambiente se convierte en un gas semisólido de copos de nieve con una temperatura de unos 42º bajo cero, de ahí su nombre de Nieve Carbónica.
Debido al frío se ha de tener la precaución de coger la trompa por el mango de madera ya que puede producir quemaduras.
Los extintores de mayor difusión actualmente son los de Polvo Seco ya que se pueden aplicar con bastante éxito en casi todos los fuegos.

Para un mejor conocimiento consultemos nuestro manual.
Extintores de polvo seco, están apagando el fuego de la clase B, C y E En la tabla inferior, verificamos que el polvo seco es un excelente extintor de los fuegos de la clase B “grasos” y es un excelente extintor de la clase C Gases y es un excelente extintor ante la electricidad, no siendo conductor de la misma
 
También se podrá emplear el polvo seco para los fuegos de la clase A ,,si bien su extinción no será completa puesto que el polvo seco no extingue las brasas. No obstante hemos de decir que estos extintores se pueden cargar con polvo especial para brasas.
 
Y por último no se empleará polvo seco para los metales.
 
Veamos en sección un extintor de polvo seco. El cuerpo va lleno de bicarbonato sódico hasta el nivel señalado y el botellín exterior que contiene el gas que impulsará con fuerza el polvo al exterior.
Los extintores portátiles de polvo seco son impulsados por gas  carbónico, los carros de 50 kilos en adelante son impulsados por gas nitrógeno
 

Los extintores de polvo a presión incorporada  también son impulsado por nitrógeno, se controla la presión a través de un manómetro incorporado.
 
 
Lamentablemente no existe una normalización en cuanto a sistemas de disparo pudiendo ser a rosca o percusión e incluso invirtiendo el extintor.

Si se va a utilizar un extintor desconocido se han de mirar las instrucciones de uso
Los extintores más generalizados son los que tienen el botellín al exterior.

El funcionamiento puede ser a rosca o a percusión, siendo necesario en estos últimos sacar un pasador que hace de seguro.

Con ello se conseguirá que el gas del botellín, pase violentamente junto al polvo haciéndolo saltar y removiéndolo.
 
El gas al hacer el recorrido por el tubo sonda hacia el fondo del extintor (hacia abajo) para después buscar una salida hacia arriba, desapelmaza el polvo endurecido por el tiempo y las vibraciones de la fábrica.

Una vez concentrado el gas en la parte vacía presionará al polvo hacia abajo, haciéndolo salir con fuerza cuando se presione la pistola.

Es importante esperar unos segundos antes de abrir la pistola para dar tiempo a que el gas ocupe la parte superior del cuerpo del extintor con lo que se consigue el vaciado total del polvo
 
 El extintor de polvo sofoca el fuego, lo ahoga.

El polvo que sale a presión golpea con sus finas partículas la superficie en combustión desplazando el oxigeno, al tiempo que parte del polvo se descompone por el calor transformándose en CO2.



 
Para tener una idea de su efecto extintor podemos ver la bandeja con 25 litros de disolvente que sofocamos con tres extintores de espuma de 10 litros
  
En esta ocasión se sofocó el fuego con un solo extintor de polvo seco de seis kilos.
En algunos vehículos turismos o camiones podremos ver este tipo de, extintor desde 300 gramos a dos kilos de carga, acostumbran a ser cromados y funcionan abriéndose un grifo.
Pertenecen al tipo de los halogenados, contienen Bromuro de Metilo, un gas tóxico bastante efectivo contra todas las clases de fuego que puedan ocurrir en un vehículo pero que han caído en desuso por su gran toxicidad y elevado precio de recarga.
 
Existen otros halogenados más modernos para extintores portátiles, como el Halón 1211.

Los halogenados son derivados del Metano y Etano cuyos átomos de hidrógeno en la molécula son substituidos por Flúor Cloro y Bromo, productos que poseen una elevada efectividad extintora.
Consultando nuestro manual observamos que el Halón 1211 ataca la llama compuesta por fuegos de les clases B, C, E, y A

En la tabla inferior verificamos que es bueno o excelente en todos los fuegos a excepción de los metales combustibles.
Los extintores de Halón no poseen presión propia, necesitan de gas impulsor para lanzar el líquido al exterior, pudiendo (como los de polvo) ser con botellín exterior o bien a presión incorporada y con manómetro.  
Por su elevada densidad, un extintor de halón de 10 litros pesa más de 20 kilos.

Su efectividad extintora es aproximadamente el doble a los de polvo y seis veces superior a los de C02.  
Ello es debido e que el Bromo de su molécula ataca y frena la “reacción en cadena” de la que hablábamos anteriormente sobre la teoría de la Pirámide del Fuego,

Los pesados vapores del Halón atacan la  reacción en cadena  frenando la combustión aunque en el lugar haya suficientes reservas de oxigeno.
No posee toxicidad propia, (aunque si puede formar compuestos tóxicos al mezclarse con los gases calientes de materiales en combustión)  no mancha ni causa daños en aparatos delicados, no obstante su elevado precio de compra y recarga dificulte que se generalice su uso.

Actualmente estos extintores están prohibidos por su demostrada propiedad destructiva de la capa de ozono
  Las industrias estudian, investigan y se consiguen nuevas fórmulas de halógenos que resultan más económicos con parecida efectividad, si bien por ahora no se fabrican en tamaños superiores a un kilo.  
Hasta aquí hemos tenido una visión general de las clases de fuego y los tipos de extintores para conocer su funcionamiento y manejo.

El extintor portátil es un medio para combatir los conatos de incendio, fuegos pequeños o medianos que de no atajarlos a tiempo se convierten en verdaderos desastres.
  Recordar y tener apuntado en lugar visible el número de teléfono de urgencias de los bomberos más cercanos 
FIN

Si algún merito se le puede otorgar a este trabajo, es la fecha en la que se publicó, cinco años después de su confección