INCENDIO EN EL METRO

Esta es la página que menos actualidad tiene, prácticamente nada de lo que aquí se expone es de utilidad para las actuales instalaciones del Ferrocarril Metropolitano de Barcelona.
Lo que antes era un freno de emergencia, ahora es un interfono con el que te pones en contacto con el maquinista y le puedes informar de lo que ocurre.
El los pasillos y áreas de paso de comunicación entre estaciones, ya no hay obstáculos ni tenderetes de vendedores ambulantes
En todas las líneas de metro la toma de tensión es aérea por catenaria, ya no hay alta tensión junto a las vías. Existe comunicación libre sin puestas entre vagones.
Está página la confeccioné en el año 1982, porque a una persona le dio un infarto en hora punta en el segundo vagón del metro de Barcelona. Alguien  accionó lo que estaba señalizado como ALARMA y el convoy se paró en el interior del túnel en medio de dos estaciones. La citada alarma, en realidad era un freno que paraba el tren y tenía prioridad sobre los mandos del maquinista y hasta que este, no se desplazó hasta el segundo vagón para desbloquearlo, el tren no se pudo poner en marcha.
La persona del infarto murió, y a mi me hizo pensar que hubiese podido pasar,
si en vez de tratarse de un infarto, se hubiese producido un incendio


A pesar de la cantidad de trenes subterráneos que circulan bajo tierra, los incendios en dichas instalaciones son escasos y generalmente de poca importancia.
 
Considerando que en el recinto de pasajeros, no se pueden portar recipientes a presión, gases, ácidos, líquidos inflamables, etcétera, y que el volumen de combustible es reducido. la lógica indica que un posible incendio siempre se producirá en el exterior del vagón o en su parte inferior.

Pero veamos algunos ejemplos prácticos y formas de actuar ante una emergencia por incendio en el conjunto de instalaciones de un ferrocarril subterráneo.

Sin duda una situación de peligro se puede producir en un incendio, explosión o fuga de gases en el interior de un vagón, a causa de un traslado de substancias no permitidas, por un pasajero imprudente o desaprensivo.

Lo primero que se ha de hacer, es AVISAR que nadie toque el APARATO DE ALARMA, a menos de que el tren esté parado en la estación. Los recorridos son cortos y cuando se llegue a la estación, abrirán todas las puertas.

Se procurará cubrir el objeto causante de la alarma con chaquetas, abrigos, y a ser posible se lanzará fuera del vagón por la ventanilla. Ojo con sacar las manos fuera, la pared del túnel, cables, soportes, etc., en según que tramos, están tan sólo a 16 cms. de la ventanilla.

Si la alarma viene del exterior, nube de humo o incluso llamas que surgen de la parte baja del vagón, la emergencia es más leve. Aún así el grito será el mismo, NO ACCIONEN EL APARATO DE ALARMA, cierren todas las ventanillas, acerquen la cara al suelo dentro de lo posible y protéjanse las vías respiratorias con pañuelos, jerseys, etc.

A pesar de lo dicho, es posible que alguien accione el aparato de alarma, que no es otra cosa que un FRENO DE EMERGENCIA, por lo que el tren se parará bruscamente allá donde se encuentre. 

Aunque el conductor se apercibiera del fuego, cosa poco probable al ir en cabeza, el FRENO DE EMERGENCIA tiene PRIORIDAD a sus mandos y el tren no puede echar a andar, sin antes haber desconectado el FRENO accionado.

Aunque el conductor se apercibiera del fuego, cosa poco probable al ir en cabeza, el FRENO DE EMERGENCIA tiene PRIORIDAD a sus mandos y el tren no puede echar a andar, sin antes haber desconectado el FRENO accionado.

El riesgo existe pero es menor, cuando el tren llega con fuego a la estación o se produce estando parado en la misma. En todas las estaciones hay extintores de polvo seco, adecuado para fuegos de alta tensión eléctrica.
 

Salvo que se tenga verdadera práctica en el uso de los extintores, éstos deberán ser utilizados únicamente por personal de la empresa, dado que por sus conocimientos podrán aprovechar al máximo sus posibilidades de extinción.

Si se disparan varios extintores, el humo se unirá al polvo de los mismos formando una bolsa de niebla molesta. Es mejor que se dirija al exterior sin correr, ayudando a quien lo pueda necesitar, ancianos, niños, etc. Ojo, los sábados y festivos, puede haber accesos cerrados.

Otra posibilidad de incendio, se puede producir, en los pasillos de trasbordo
entre líneas
, en un transformador, servicios de bar, venta de periódicos, venta ambulante. Si el humo o las llamas llegasen a impedir la salida, el escape se realizará hacia abajo.

Si el humo le molesta, protéjase la boca y nariz y diríjase al andén, el humo más espeso y tóxico se encontrará en las partes más altas. Camine arrastrando los pies para detectar los escalones y los posibles tenderetes de venta ambulante

Ante un caso desesperado de asfixia por humo en pasillos o tuneles, tiéndase en el suelo boca abajo e incline la cabeza hacia un lado, después de cubrírsela con ropa de su cuerpo, especialmente suéteres o ropa esponjosa.

Ante una colisión de trenes es posible que resultase afectado el mecanismo de apertura de las puertas. El conductor puede anular el sistema hidráulico pudiendo entonces abrir las puertas manualmente, además existen dos puertas de apertura manual con llave, una a cada extremo del vagón.

Recuerde que las vías quedan a un metro aproximadamente de la plataforma y que por el lado derecho o izquierdo pasa un carril con alta tensión, o bien el cable aéreo se puede haber desprendido. Aventurarse por las vías supone un grave PELIGRO