CULPA DE LOS BOMBEROS

Esta frase apareció escrita en algunos medios y como bombero me sentí afectado, me dolió como si se dirigieran directamente a mi grupo, poniendo en duda la forma en que realiza su trabajo, la experiencia y conocimientos y entrega en la lucha contra el incendio. Duele que de entrada se pueda culpar a los bomberos cuando esta demostrado que ante una emergencia se vuelcan en cuerpo y alma, más allá de lo que puede indicar el reglamento, el sentido común o la propia seguridad personal.

Me pregunto si no habrán otras causas a analizar antes de culpar directamente a la intervención de los bomberos. . .

Cuando el foco del incendio se encuentra por encima de los medios disponibles, para ser alcanzado con el chorro de las mangueras de los bomberos, solo se podrá apagar desde abajo hacia arriba lo que quiere decir que mangueras y bomberos tendrán que acceder desde la calle por la zona que esta quemando hacia el foco, lo cual supone trabajar en condiciones extremas y de riesgo.

Los medios disponibles por los cuerpos de bomberos tienen sus limitaciones en cuanto a posibilidades de los vehículos, los equipos y herramientas, por ello las empresas que almacenan o manipulan substancias o productos especiales tendrían que disponer de los medios que permitieran hacer frente a una emergencia en sus propios locales y productos, así como los edificios de gran altura E.G.A. denominados también edificios singulares precisan disponer de los medios más adecuados para proteger sus instalaciones y por descontado que esos medios sean compatibles con los que utilizan los bomberos.

Cuantos bomberos han visitado los edificios de gran altura o de riesgo especial de su propia zona o distrito. Generalmente, los bomberos acuden a un edificio que desconocen, solo lo han visto por fuera y han de ir descubriendo los riesgos a medida que van avanzando entre un humo que impide la visión y una temperatura que les va indicando los distintos niveles de riesgo en que se encuentran.

Se sabe que un edificio EGA está dotado de una o más columnas húmedas y una o más de columnas secas

La columna húmeda es la tubería que contiene agua a presión constante y recorre el edificio en horizontal y vertical teniendo unos terminales cerca de las puertas de salida donde se encuentran las BIES (boca de incendio equipada) que consiste en un armario metálico en cuyo interior se encuentra  un grifo conectado a una manguera de 20 o 25 metros de largo enrollada en una devanadera, un manómetro indica la presión del agua y una lanza que permite una vez abierto el grifo variar o parar el chorro de salida. Según el lugar a proteger el diámetro de la manguera podrá ser de 25 m/m capaz de proporcionar 100 l/min. o un diámetro de 45 m/m cuyo caudal se aproxima a los 400 l/min.

Actualmente en la mayoría de edificios se están instalando estas BIES de 25 m/m unifuncional, o con función única solo sirven para proteger o atacar un único lugar y ante la mínima eventualidad como puede ser que se obture o se averíe la lanza (cosa muy frecuente) o que la manguera no llegue hasta el foco o se corte al romper el cristal del armario.

  Toda la zona que tenía que estar protegida por esta manguera queda irremediablemente sin protección y a disposición del incendio. 

Hay agua a presión y también hay un grifo que funciona pero. . . .

No se puede sustituir la manguera averiada cogiendo otra manguera de la misma planta

No se puede sustituir la lanza averiada o rota cogiendo otra lanza de otra BIE

No se puede añadir una segunda manguera a la BIE alargando la línea para llegar hasta el foco

Los empleados o vigilantes del edificio lo único que podrán hacer es contemplar como se quema la zona ya que las otras mangueras instaladas en la misma planta son para proteger otras zonas y aunque las desenrollen quedarán alejadas y no podrán alcanzar el foco.

Menos mal que ya han llamado a los bomberos. . . y cuando los bomberos llegan. . tampoco se pueden conectar las mangueras ni las lanzas que traen los bomberos a pesar de que son mangueras del mismo tipo y diámetro.

Si se trata de una planta baja o un tercer piso, la frustración y la confusión se puede solucionar con cierta rapidez, si bien el único recurso estará en  instalar un línea directa desde la bomba del vehículo de bomberos en la calle, hasta el punto de ataque, pero si estamos hablando de la planta 20 o la planta 40 de un edificio E.G.A. para conseguir agua los bomberos solo tienen la posibilidad de utilizar la columna seca. USO EXCLUSIVO DE BOMBEROS o tardar mucho tiempo en montar una columna húmeda hecha con mangueras, tal como se muestra en

http://www.zapater.org/ideasdeformacion/agbar/agbarchimeneas.htm

                                   

En cuantos edificios se verifica que la alargada de las mangueras instaladas permiten el ataque a todos los rincones de la zona que supuestamente se han de cubrir con la BIE

La distribución de divisiones y accesos consiguen que la manguera se quede corta. Se atacará el despacho D con dificultad, apenas se podrá emplear en el despacho C y si lo que quema es el archivo, cuando llegue agua de la columna seca, el incendio ya se habrá propagado al despacho B y C o a las plantas superiores

COLUMNA SECA

Las columnas secas también tienen su miga, una tubería de 80 m/m de diámetro con dos bocas racoradas en 70 m/m de entrada en la calle (IPF 41) y que sube en vertical por la escalera vecinal y/o la de emergencia  teniendo una doble salida racorada de 45 m/m con grifo en las plantas 2ª, 4ª y 6ª planta (IPF 39) y en todas las plantas a partir de la 8ª. La idea es buena pero la práctica nos demuestra que por falta de conservación y de mantenimiento adecuado, en la mayoría de edificios las válvulas de bola están agarrotadas o clavadas y no se pueden utilizar

Además la presión de prueba 15 kgs/cm2 de la columna seca, no se ajusta a la presión de prueba normalizada que se exige para tuberías o recipientes con contenido hidráulico o gaseoso (donde la presión de prueba acostumbra a ser como mínimo el doble de la presión normal de trabajo).

Los edificios más altos de Barcelona tienen 140 metros de altura, tan solo llenando de agua la columna seca, en la parte más baja ya habrán 14 kgs/cm2 de presión y todavía se necesitan de 5 a 7 bars más para que las lanzas proyecten el caudal y la presión necesaria.    (presión de prueba 15 kg/cm2 . . ??)

Una vez detectado donde puede surgir el problema se han de buscar soluciones y el mejor remedio sería que las mangueras y lanzas que se instalan en las BIE de 25 estuvieran racoradas con racor Barcelona de 25 m/m en las mismas condiciones en que lo están las BIE de 45 y por mi parte añadiría que la Norma de Edificación exigiera un mayor nivel de calidad en devanaderas, mangueras y lanzas a instalar en lugares especiales o de riesgo entre los que se encuentran los edificios de gran altura.

Pero mientras esto ocurre habrá que echar mano a las ideas de bombero que nos permiten salir rápidamente de la frustración y resolver el problema cuando las cosas que cumplen con la normativa y supuestamente revisadas que tendrían de funcionar pero . . .que no funcionan

Por ello paso a exponer una prueba que he realizado con resultado totalmente positivo y que he comunicado para que sea adaptada por nuestro servicio.

Con relativa facilidad se puede desenroscar la lanza de plástico de la manguera de la BIE y en su lugar roscar un racor Barcelona con rosca hembra, desde el cual ya se podrán conectar nuestras mangueras o nuestra pistola difusora.

Si la manguera de la BIE estuviera dañada o cortada ya serian necesarias unas alicates tipo mordaza o una  llave inglesa para desconectar la manguera del grifo de la BIE poniendo en su lugar un racor Barcelona de 25 desde donde ya podríamos conectar nuestras mangueras, si bien para ello tendremos que añadir a nuestra bolsa de primera intervención  un par de racors de 25 rosca hembra y un par rosca macho (por si acaso) así como una llave inglesa que se pueda adaptar a la tuerca de unión del grifo de la columna húmeda.

Si bien lo lógico y racional sería que la grifería, las mangueras (semi rígidas o no) así como las lanzas que componen una bie de 25 estuvieran racoradas con el racor de 25 normalizado en nuestro país, el mismo racor que utilizan todos los bomberos de España.

Un error con en nombre de norma UNE-EN 671-1 producto certificado por AENOR que se podría corregir así de fácil

En caso de problemas con la manguera fija de la BIE, este modelo de BIE permite conectar las mangueras de 45 m/m de los bomberos