martes, abril 23, 2024

ideasdebombero.com zapater.org

Reflexiones de un Bombero de Barcelona desde el 12/08/1966 hasta 01/01/2007

ideasdebombero.com zapater.org

FUNCIÓN DE LOS PORTALANZAS

La misión del primer vehículo: su Misión es de ataque-rescate y para ello dispone de una dotación compuesta por:

un Mando

-un Bombero conductor

-un Bombero instalador

-un Bombero portalanzas 1

-un Bombero portalanzas 2 (entre los dos formaban el primer equipo de ataque-rescate interior)

-Portalanzas 1, su función: Punta de ataque, para lo cual ha de coger la bolsa del portalanzas* que trasladara hasta el punto de reunión y donde  desenrollará y conectará su manguera al extremo de la manguera dejada por el  instalador. (*la bolsa del portalanzas contiene: una manguera de ataque, una lanza, una cuerda mosquetón, una reducción a 25, y una llave para ventanas )

Portalanzas 2*, su función: Punta de ataque, para lo cual ha de coger la bolsa con mazo y cincel (se recomienda un racor macho y otro hembra de 25 ver culpa de los bomberos)

(*el portalanzas 2 en algún lugar figura como, el bombero electricista)

Factor tiempo

En las intervenciones por incendio, sin duda el tiempo será el factor prioritario en el desarrollo de nuestra intervención, la rapidez en llegar al lugar del siniestro y una vez en el mismo, aplicar con premura el agua o agente extintor al foco, es donde siempre se apoyará el éxito de nuestras intervenciones.

La función de los portalanzas consiste en acceder al lugar en busca del foco, con la función de rescate y primer punto de ataque. 

Posiblemente esta página la tendré que ampliar con nuevos ejemplos, dado que lo que expongo en ella carece de ensayos técnicos contrastados, es solo una opinión, la opinión de alguien que durante muchos años ha visto aplicar y a empleado una metodología de extinción en locales confinados con resultados positivos, sin que se produjera en cuanto a la inflamación del humo «FLASHOVER» ningún incidente, ni accidente, ni personal ni al colectivo, ni con efectos colaterales por el vapor.

En la combustión, la mayoría de los gases inflamables que se producen como consecuencia de la pirolisis son prácticamente invisibles, lo que vemos y reconocemos como humo son pequeñísimas partículas desprendidas del propio combustible, que no han llegado a quemar por insuficiencia de oxígeno y que acompañan a los gases en su camino de convección.

Cuanto más negro y/o denso sea el humo, tanta más carga de partículas de combustible en suspensión, acompañadas por gases inflamables, que pueden prender ante la presencia de llama o chispas, o incluso si el humo sobrepasa su temperatura de inflamación, este humo prendera a entrar en contacto con el aire.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es portalanzas1-2.jpg

Ver el video de un incendio voraz nivel 3 charlie,  Corriente natural de convección, el humo y los gases apenas se ven viajando a las alturas.  Los bomberos dirigen en circulo el chorro difuso de agua en 30º mojando techo paredes, techo paredes, techo paredes durante solo 10 segundos con manguera de 45 m/m a 7 bars lo que proporciona un caudal de aprox. 400 l/min.

ver video  https://youtu.be/HaDXspPT8ow

En los 10 segundos que dura el ataque se han empleado unos 66´66 litros de agua y al momento debido a la gran temperatura, los 66,66 litros aumentaran su volumen 1.700 veces transformándose en 113.322 litros de vapor, vapor que se expande inundando la totalidad del recinto, y se introducirá  a presión por todos los huecos y rendijas donde antes circulaban y se habían concentrado los gases de la  combustión.

La expansión del vapor por el interior del local, ocupara las estancias de plantas superiores o anexas inalcanzables desde el punto de ataque con el chorro de la manguera. El vapor en su recorrido consigue efectos inhibidores de las llamas hasta el extremo que en un local donde se alcance concentraciones de vapor de agua superiores al 30% no permitirán la formación de llamas.

Ver video   https://youtu.be/PJk-yyiObv0

Ante incendios voraces y ventilados, el método de ataque y la reacción del fuego siempre es el mismo La expansión del vapor al mezclarse con los gases y las partículas de carbono que forman el humo, interfiere en el mismo consiguiendo que el humo reduzca su temperatura y cambie de color lo que supone que este humo tendrá muy pocas posibilidades de transformarse en un flashover.

Cuando el local carece de ventilación al estar  puertas y ventanas cerradas y el humo asoma a borbotones o impulsos por la parte baja de una puerta de acceso muy caliente, (lanzando un poco de agua sobre la puerta cerrada, el vapor nos indicará la temperatura al otro lado) el vapor que se produzca nos avisa de que en el interior ha habido un incendio de importancia que ha generado gran temperatura.

El humo va hacia arriba, el humo por debajo de la puerta es indicativo de que en el interior, la estancia está totalmente llena de humo y que este humo en expansión ejerce presión hacia el exterior, no hay ventilación y escasa presencia de llamas, ya que estas habrán consumido el oxígeno, generándose un exceso de monóxido de carbono y otros gases inflamables procedentes de la pirolisis de los combustibles recalentados.

La expansión de los gases calientes y las partículas de carbono que forman el humo, se estarán trasladando a plantas superiores o contiguas a través de puertas, ventanas, agujeros o grietas, acumulándose bolsas de humo con gases inflamables calientes en lugares donde el volumen de oxígeno no ha sufrido merma al no haber habido llamas.

El objetivo de los bomberos siempre a sido el salvar vidas, confinar el incendio,  localizar el foco extinguir el fuego

Después de un recorrido de más de 30 metros por un local buscando el foco, al abrir levemente la puerta, una temperatura irresistible te golpea, a pesar de disponer de un equipo respiratorio y de ir envuelto en el traje especial de protección de varias capas que usamos los bomberos. Acabas de localizar el foco, es un lugar peligroso aunque no veas las llamas, ya habrán explotado los recipientes con gases o líquidos que se encontraban en estanterías y todavía lo pueden hacer los que estén más cerca del suelo.

Todo lo que hay detrás de esa puerta es. . . el foco. . y en ese lugar donde no podrías aguantar más de un minuto sin tu equipo de bombero, puedes estar seguro que no hay nada que salvar, ni vidas, ni bienes y si tu línea de ataque es de 25. . . . sabes que estas en peligro.

Lo que hay que hacer es aprovechar esa temperatura para que te ayude a inundar de vapor toda la zona, empujando esos vapores hacia el interior de forma que enfríen e interfirieran en el cojín de humos creándose una importante presión positiva en el interior que evitara la entrada de aire por las posibles aberturas por donde escaparan, la temperatura y el humo junto con los gases inflamables, empujados por la gran expansión de vapor que facilitará el acceso de los portalanzas, hasta la localización de los núcleos del foco, y esa operación se ha de iniciar con línea de 45.

En este caso el método tradicional, consiste en abrir la puerta lo suficiente como para que quepa la lanza y desde el suelo, dirigir agua pulverizada hacia el techo del local durante escasos segundos, retirando la lanza y cerrando la puerta dejando que el  vapor al expansionarse, siga el camino por donde antes se habían desplazado los gases inflamables, esta corta operación se repite varias veces, hasta apreciar que el humo en la puerta, ha cambiado de color. Si el vapor-humo resopla en la puerta de acceso indica que no hay grandes aberturas hacia el exterior y se está introduciendo a presión por todos los rincones.

El cambio de color del humo no solo es indicativo de que se ha rebajado la temperatura del cojín de gases que precisa el señor flashover para hacer acto de presencia, también indica que el vapor interfiere entre los gases inhibiendo su inflamabilidad.

Si se le deja, en pocos minutos el incendio volverá a coger su voracidad inicial, por lo que ahora si se ha de penetrar en el recinto para sofocar de forma directa los focos de fuego más resistentes siempre manteniendo el equilibrio termal (salida de humo, gases y vapor con entrada proporcional de aire) que consiste en ir aplicando agua de forma directa a los puntos en llamas evitando un exceso de agua que produciría un exceso de vapor, aumento de temperatura y falta de visión

La habilidad del portalanzas le permitirá avanzar y mantener posiciones, dirigiendo chorros cortos que mantengan el equilibrio termal en su recorrido. Cuando en su avance se encuentre con una puerta cerrada, por seguridad, aplicará el mismo método tradicional explicado anteriormente.

Los contenedores de prácticas son lugares controlados idóneos para aprender, donde experimentar para conocer el comportamiento de los gases, la formación del cojín de humos y su transformación en llamas, se aprecia el cambio que se produce en la coloración del humo antes y después de aplicarle agua ya en forma de vapor, el equilibrio termal del recinto y lo que ocurre cuando el vapor lo sobrepasa,

En el contenedor siempre se provoca un flashover que hace años ya se sofocaba con cortos y rápidos impulsos de agua pulverizada con una línea de 25 m/m y que ahora en Europa ya lo están haciendo con línea de 45 m/m a pesar de que se emplea el mismo sistema y aproximadamente la misma cantidad de agua

Es la forma de que los alumnos comprendan que en un incendio real cuando tengan que penetrar en un espacio interior confinado con una línea de dos mangueras (50 metros hasta el punto de ataque). Una línea de manguera de 45 m/m les proporcionará el escaso caudal necesario para controlar el cojín de humos y el plano neutro, (lo mismo que una de 25) pero en el caso de un aumento súbito de la temperatura, donde la distancia no les permite escapar, abriendo a tope el caudal difuso de la lanza de 45 esta formará una pantalla de agua a 7 bars de presión que no solo impedirá el paso de las llamas sino que las gotas de agua empujaran la temperatura y el humo hacia delante y alrededor del chorro continuado y difuso de la lanza formando esa campana de protección de 7 bars de agua pulverizada para los bomberos que se encuentren detrás pegados al suelo, aunque ese vapor o llamas busque la salida por ese mismo lugar, la presión del agua pulverizada es superior a la presión del soplido flashover que pasará envolviéndolos por encima y por los lados de los portalanzas.

ver video portalanzas A https://youtu.be/4I542oydIcs

En las imágenes se puede apreciar como dos bomberos con una línea de 45 empleando agua pulverizada, aguantan la respiración y en apnea desde el exterior penetran porque el cono de agua les protege del vapor y las llamas Avanzan unos metros por una construcción de madera que arde con voracidad y en escasos segundos neutralizan los gases y las llamas, viéndose totalmente controlado.

El caudal de 400 l/min que proporciona la lanza de 45, permite hacer frente a las llamas que el viento o el propio tiraje de la combustión se dirigen hacia los bomberos, hasta el extremo que estos penetran entre las llamas protegidos por la pantalla de agua pulverizada y por el impulso de esta en circulo hacia delante y lados que se consiguen con caudal de 45 y que no es posible con los 100 o un máximo 200 l/min que puede proporcionar una lanza de 25 trabajando en alta presión

En los últimos 40 años, en el Cuerpo de Bomberos de Barcelona, no existe constancia de que el efecto Flashover o Backdraft (a pesar de que sin duda se han producido) haya sido causa de ningún tipo de accidente o lesiones. Si contamos que en este periodo de tiempo la ciudad de Barcelona ha sufrido un promedio de 4.500 incendios anuales lo que supone unos 180.000 incendios repartidos entre viviendas, fábricas, almacenes con todo tipo de materiales combustibles o inflamables, en sótanos, en el puerto, en barcos, en parking, etc. etc.

Si que es verdad que nuestras viviendas y mobiliario han cambiado, también es verdad que tenemos un Ángel Guardián que nos protege,  pero si en 180.000 incendios nuestro Ángel no se ha distraído ni una sola vez, será porque con nuestra forma de acceder, actuar y trabajar en incendios en interiores o confinados lo hemos ayudado.

Estoy de acuerdo que la manguera de 25 es la adecuada y suficiente en el 90% de los incendios en viviendas de los que intervenimos, pero hay otro 10% de los incendios que precisan de un caudal superior, precisamente los incendios más voraces e importantes y es responsabilidad del mando saber distinguir cuando mandar atacar con línea de 45 para poder extinguir el fuego con la rapidez y efectividad que se espera de la intervención de un equipo profesional.

Por mi parte considero que un incendio que en su inicio es atacado con una línea de 25 y que pasado un tiempo, por ese mismo lugar, para poder avanzar se le van instalando otra línea de 25 o incluso una línea de 45, es un incendio que ya se habría extinguido si en su inicio el ataque se hubiera realizado con línea de 45 dirigiéndose directamente hacia el foco.

La pérdida de tiempo que se produce durante todo el infructuoso ataque con línea de 25, sin poder pasar de la puerta de acceso a causa de la excesiva temperatura, ya no permite la corrección a línea de 45 porque ahora hay el riesgo añadido de que se puedan producir derrumbes.

Por suerte actualmente no hay tantos incendios de importancia, pero sin duda los habrá porque el riesgo existe. Los combustibles que albergan las viviendas, pueden justificar perfectamente el empleo de manguera de 45 en segundos o escasos minutos, conseguir con un primer impacto que las llamas y los gases se transformen en vapor, y a partir de ahí si se quiere por maniobrabilidad y por comodidad continuar con 25. 

Espero y deseo que aplicando los nuevos métodos de intervención que se continúan impartiendo para combatir incendios en locales confinados se consigan otros 40 años sin accidentes porque aunque yo ya me he jubilado, en los parques quedan amigos y familiares.

IDEAS DE FORMACIÓN                                                           CAUDAL  –  PRESIÓN
Después de una conversación con un grupo de bomberos sobre los caudales en las líneas de ataque, he decidido añadir este dibujo donde de forma gráfica se aprecia la diferencia de caudal que supondrá el empleo en ataque por dos bomberos con una línea de 25 y lo mismo con línea de 45. Para algunos no está claro que doblando el diámetro no se dobla el caudal, sino que se multiplica por cuatro

volver a maniobra básica TL y TP