lunes, junio 17, 2024

ideasdebombero.com zapater.org

Reflexiones de un Bombero de Barcelona desde el 12/08/1966 hasta 01/01/2007

ideasdebombero.com zapater.org

GRAVE ACCIDENTE EN EL PUERTO DE BARCELONA

Miembros de la US Navy en Barcelona 40 años después

Coincidiendo con el 40º aniversario de la tragedia, supervivientes y familiares de los fallecidos vinieron a Barcelona para celebrar un homenaje.

Un sencillo monolito que pasa desapercibido frente al monumento a Colón y delante del edificio de la aduana recuerda la tragedia y los nombres de cada uno de los fallecidos. Los portahelicópteros USS Guam y el USS Trenton solían atracar en Barcelona en los años 70, como escala de las misiones que efectuaban en las aguas de Oriente Medio. Aquella noche de enero de 1977 cambió la historia de todos los barcos que se vieron involucrados en el accidente. Una especie de maldición de las que abonan las leyendas marítimas les ha perseguido desde entonces.

El monolito que recuerda la tragedia del 17 de enero de 1977 en la que murieron 49 marinos norteamericanos

XAVI CASINOS

04/02/2015 00:08 Actualizado a 04/02/2015 13:04

El puerto de Barcelona vivió su noche más trágica el 17 de enero de 1977. Aquel día habían atracado dos navíos de la Armada norteamericana, el USS Guam y el USS Trenton. Como era costumbre, los miembros de las tripulaciones y los marines embarcados desembarcaron para disfrutar de los placeres de la Rambla y el Barrio Chino. Ya de madrugada, una lancha de desembarco que devolvía a parte de los militares a sus barcos desde el muelle de las golondrinas colisionó con el buque mercante Urlea, frente a lo que hoy es el World Trade Center, en el extremo del Moll de Barcelona. Un total de 49 marinos murieron ahogados.

Un informe de la Armada estadounidense concluyó que la colisión se debió a varias irregularidades en la dirección de la lancha de transporte que motivaron una maniobra temeraria en el giro en el Moll de Barcelona. La lancha hizo una curva demasiado abierta que la colocó en la trayectoria del Urlea, un mercante que entonces hacía la ruta entre Barcelona y las Baleares. Este carguero fue el primero en sufrir los efectos de la maldición. La madrugada del 28 de marzo de 1984, las aguas de Finisterre se tragaron el buque a causa del mal tiempo y un corrimiento de la carga de madera que transportaba. Uno de los marineros perdió la vida durante el rescate de la tripulación.

El USS Guam fue retirado del servicio en 1998, y el 16 de octubre de 2001 fue hundido durante unos ejercicios navales, desapareciendo también para siempre. El USS Trenton ha sobrevivido, pero porque fue vendido en el 2007 a la armada india, que lo ha rebautizado como INS Jalashwa. Sin embargo, el contrato de compra-venta iba con la maldición subrogada, pues solo un mes después cinco marineros resultaron muertos en un accidente durante unos ejercicios en la bahía de Bengala.

Fotografías kimpol/bcn

REVISTA ALARMA – INFORME Juan Bartra Ripollés Aux. de Jefe de Zona del S.E.I.y S. del Ayuntamiento de Barcelona

TRAGEDIA EN EL PUERTO DE BARCELONA

A las 8 horas del día 17 de enero de 1977 fue requerido el firmante de este articulo para que procediera a organizar y dirigir los trabajos de rastreo y recuperación de victimas del lamentable accidente sufrido por una lancha de desembarco de la Marina de Guerra de los EE.UU., en la madrugada del día 17 a la altura de la Estación Marítima , en el cual perecieron 51 marineros de dicha flota.

Este articulo intentará se básicamente técnico, apartándonos de todo aquello que no se relacione directamente con los trabajos realizados, las estadísticas y la experiencia obtenida. para poder seguir más claramente la película de los hechos, lo dividiremos en capítulos.

Primer día

En primer lugar nos personamos en la Comandancia de Marina, a fin de obtener suficientes datos para planificar los trabajos, los cuales fueron facilitados por el Almirante Jefe del Sector Naval, que a la vez nos informó que también intervendrían en tareas de rastreo los submarinistas del buque <Poseidon> de la Marina de Guerra Española que , casualmente se encontraba anclado en aguas de nuestro puerto.

Una vez en el lugar de los hechos, se procedió a establecer la base de operaciones. Esta se emplazó delante de las puertas de la Estación Marítima y allí, dispusieron todos los medios de comunicación que nos permitieran estar permanentemente en contacto, a través de la radio y los teléfonos, con la Comandancia de Marina, los Prácticos del Puerto, los mandos de la VI Flota y con el Parque Central de Bomberos. Acto seguido se pasó a planificar, conjuntamente con el 2º Comandante del <Poseidon> lo trabajos a efectuar; ante la imposibilidad de saber exactamente en donde podíamos hallar a las victimas y el número exacto de estas, se procedió, primero a acotar una amplia zona (ver croquis A) colocando una boya en cada esquina, como señalización, fondeando al lado de estas un remolcador para que regulara el trafico marítimo en la zona; segundo, acordamos que el personal de la Marina realizar búsquedas circulares (ver croquis 1 Se gira alrededor del cabo guía , separándose un módulo en cada vuelta, ese módulo depende de la visibilidad.) desde una línea paralela al muelle y a la mitad de distancia de éste al centro del canal, y los submarinistas del Cuerpo de Bomberos, procedieran a efectuar unas pasadas rápidas sin guía fija a lo largo del muelle y separándose paralelamente de este unos 2,5 metros cada vez que se invirtiera el sentido por llegar a la zona acotada. Este sistema permitió que, al cabo de poco tiempo, submarinistas de este Servicio lograran extraer de las aguas a las dos primeras victimas. En los puntos que eran localizados los cadáveres, se dejaba una boya de señalización a fin de tener una referencia exacta del lugar donde eran encontrados y lanzar al agua, con más conocimiento, a los submarinistas sucesivos.

Al término de la jornada se lograron rescatar un total de 14 cadáveres, doce de los cuales por personal de este Servicio y el resto por la Marina de Guerra Española.

Segundo día

En este día, además del, personal que intervino en el día anterior, se ofrecieron a colaborar con nosotros, submarinistas del CRIS y de la Marina de Guerra de los EE.UU. En esta ocasión se procedió a dividir el área a batir en cuatro zonas (ver croquis B), asignando en un principio, una de ellas a cada organización. los métodos utilizados fueron los siguientes: La Marina de Guerra Española el <Filier> (ver croquis 2), la Marina de Guerra Norteamericana ,<En línea con referencias> (ver croquis 3, el CRIS <Circulares> y Bomberos en la Barra de arrastre (ver croquis 4) posteriormente al de <paralelas con guía>(ver croquis 5).

En este día se lograron rescatar 20 cadáveres, doce de los cuales por submarinistas del este Cuerpo, cinco por el CRIS y tres por la Marina de Guerra Española

Tercer día

Intervino el mismo personal que el día anterior, en esta ocasión acordamos el que firma y el 2º Comandante del <Poseidon> trasladar la base de operaciones al muelle opuesto, o sea el de Cataluña (ver croquis C) ya que esta zona no se había aún batido a fin de poder mantener abierto el tráfico de buques en el interior del Puerto.

Se emplearon los métodos señalados en el día anterior. los cadáveres rescatados al finalizar la jornada fueron dos, uno por los submarinistas de este Cuerpo y otro por los miembros de CRIS.

Cuarto día

En este último día de búsqueda, se acordó regresar a la base de operaciones al lado de la Estación Marítima, interviniendo el mismo personal de los días anteriores. A la vista de los resultados obtenidos los días anteriores y sabiendo que solamente quedaban por recatar tres victimas, se acordó proceder a insistir en las zonas ya exploradas, para ello se acordó señalizar con cabos en el fondo de las aguas unas calles (ver croquis D) de anchura variable , que dependía del número de submarinistas que disponía cada organización, y se procedió a lanzar a los submarinistas utilizando el método de <En línea con referencia> a excepción de los Norteamericanos que lo realizaron sin referencias.

Finalizaron todas las operaciones a las 14 horas por orden de la Superioridad de la <<<comandancia de Marina. Se consiguieron rescatar dos cadáveres más, que fueron conseguidos por la Marina d Guerra Española.

El personal y material que intervino fue el siguiente:

Junta de Obras de Puerto

1 o 2 Remolcadores con sus dotaciones según necesidades, que fondeados regulaban el tráfico de buques por la zona

Marina de guerra Americana (al mando del 2º jefe de operaciones de la TSK FORCE, 61

3 submarinistas el segundo día y 9 los sucesivos.

1 embarcación de unos cinco metros de eslora y unos 25 marinos

Marina de Guerra Española ( al mando del 2º comandante del <Poseidon> Sr. Carlos de Lara

CRIS ( al mando del Sr Oller)

Al tratarse de un club privado, osciló el número de submarinistas

16 submarinistas el segundo día

30 submarinistas el tercer día

8 submarinistas el cuarto día

1 embarcación neumática

Cuerpo de Bomberos (al mando del Auxiliar de Jefe de Zona sr. Bartra Ripollés)

16 submarinistas todos los días

1 ATS

2 conductores

2 barcas neumáticas

1 ambulancia

1 coche Jefatura (A-4)

A modo de resumen

La profundidad osciló de 10 a 12 metros en el borde del muelle y de 14 a 16 en el centro del canal. La visibilidad en el agua era solo de 40 centímetros aproximadamente debido fundamentalmente a dos motivos , primero a la suciedad del agua y segundo que todos los días a excepción del último estuvo nublado o lloviendo a veces.

Todo esto, junto al barrillo que se levantaba del fondo, formando una nieblilla que impedía totalmente la visibilidad. Se tuvieron que efectuar los rastreos prácticamente a ciegas, de rodillas y palpando el suelo con las manos, teniendo cuidado de no levantar el barrilla antes mencionado y no tropezar o quedar cogidos con la multitud de objetos que han sido arrojados a las aguas.

Quisiera señalar, que en estas condiciones los mejores sistemas a utilizar son aquellos en que el submarinista va guiado, es decir, que el submarinista puede seguir por ejemplo una cuerda colocada en el fondo de las aguas, así se evita el despiste y que se pase otra vez por el mismo sitio.

NOTA: En la primera fase del siniestro, este Servicio actuó con caracter de urgencia al los pocos minutos de de producirse el fatal accidente(ver ¡ALARMA! número 242, página 18 ) logrando juntamente con la Marina Norteamericana, extraer en el primer momento 9 cadáveres y cinco personas vivas, delas cuales una falleció posteriormente en el hospital.

Juan Bartra Ripollés Aux. de Jefe de Zona del S.E.I.y S. del Ayuntamiento de Barcelona

Fotografías Kimpol