EDIFICIOS DE GRAN ALTURA

El 31 de diciembre del 2006 me jubilé, ya han pasado 15 años y todavía conservo papeles de apuntes y dibujos de algunas de las cosas que hacía cuando estaba en activo en el Cuerpo de Bomberos de Barcelona. Recuerdo que me dijeron que como consecuencia de haber sido designada la ciudad de Barcelona para la realización de los Juegos Olímpicos  de 1992, en la ciudad se construirían rascacielos de más de cien metros de altura. 

PLANTEAMIENTO REALIZADO EN 1988 PARA INTERVENCIÓN POR INCENDIO EN EDIFICIOS DE GRAN ALTURA

Desde el balcón de mi casa a lo lejos, veía como iba creciendo una delgada estructura de hormigón por encima de las construcciones del entorno y cuando en lo alto esta se hizo más estrecha, a su lado ya se apreciaba otro cuerpo más ancho que también crecía.

 En aquellos tiempos yo formaba parte del Departamento de Formación donde confeccionábamos cuestionarios, hacíamos dibujos, gráficos, ensayos, pruebas, preparábamos estrategias buscando métodos que unificaran los diferentes criterios existentes a la hora de realizar una misma labor por las dotaciones de turnos y parques diferentes.

 Ya se apreciaba la gran transformación que supondría para Barcelona la celebración de los Juegos Olímpicos, además de los dos rascacielos Hotel Arts y Edificio Mapfre que se estaban construyendo, estaba previsto más edificios de gran altura.

 El servicio se vio dotado por un  nuevo vehículo especial para salvamentos en edificios de gran altura “es el vehículo más alto del mundo» se decía. Era un vehículo de procedencia italiana, con un brazo telescópico extensible y articulado en su último tramo. Estirado en vertical llegaba a los 72 metros de altura. (ya no forma parte del material móvil del SPEIS

Desde luego si que era alto, la cabeza del monumento a Colón se podía contemplar a muy por debajo de la plataforma de la E-11.

Pero los edificios que estaban construyendo tendrían 44 plantas, con una altura teórica de 132 metros lo que suponía que con la E-11 solo se podría llegar hasta la planta 22 o 23.

 Sí, muy bien, estos edificios dispondrán de personal de seguridad las 24 horas y de equipos de bomberos propios, la normativa no permite mobiliario y elementos decorativos que supongan una  elevada carga de fuego, además los medios de protección contra incendios serán lo mejor de lo mejor,  extintores, las bies, las columnas secas, estarán dotados de detección de humos y sprinklers en todas las plantas, reserva de agua a diferentes niveles, generadores eléctricos, extractores de humos, compartimentación de zonas y plantas, pudiéndose crear o aislar lugares con aire a presión positiva donde el humo no puede entrar, etc. etc.

 Pero cuantas veces vamos a servicios donde ha habido un incendio porque el vigilante se ha transpuesto, la alarma acústica no ha funcionado, la válvula principal de alivio estaba oxidada y agarrotada, la segunda válvula se retiró para reparar y en su lugar habían puesto un tapón ciego y sumando casualidades, descuidos, negligencias, circunstancias adversas cuando no malintencionadas se ha producido la explosión seguida de un incendio en un aparato o máquina en un lugar, que en teoría contaba con todas las medidas y sistemas de seguridad.

 Los sistemas de protección de los edificios pueden fallar por causas fortuitas, intencionadas o provocadas y por ello en un trabajo como el nuestro, se han de buscar alternativas para cuando lo que está instalado oficial y reglamentariamente por las causas que sean falla, no funciona, no se puede utilizar. En ese momento es cuando todas las miradas se dirigen hacia los bomberos, con la confianza de que con los medios disponibles y los recursos que nos proporciona nuestra experiencia, solucionaremos el problema empleando imaginación, decisión y aplicando los medios que consideremos más adecuados o necesarios. No hay duda de que la ciudadanía tiene una gran confianza en nosotros gracias a nuestro espíritu de entrega y al buen hacer de las generaciones de bomberos profesionales que nos han precedido.

 Viendo crecer los dos edificios, cada vez que me asomaba al balcón me planteaba la pregunta ¿ con los medios disponibles en el servicio, que posibilidades tenemos ante un incendio Charlie o un incendio Delta en la planta última, en la planta 44 ? y cogiendo papel y lápiz me entretuve en buscar los límites de altura que podía conseguir empleando alta presión y mangueras de 25, llegando a las conclusiones que paso a exponer

PLANTEAMIENTO DE ATAQUE CON LÍNEA DE 25 (alta presión)

– La bomba de alta del los vehículos como máximo podían proporcionar una presión 40 bars (estamos en año 1982)

– 44 plantas suponen una altura de 44×3= unos 132 metros

– 132 metros suponen 6 tramos de manguera en vertical a los que se han de sumar la línea de maniobra horizontal hasta el acceso y la línea de ataque desde el punto de reunión.

– 8 tramos de manguera de 25 metros = a 200 metros de manguera de 25 total desde la bomba al punto de ataque,

– En punta de lanza se precisa una presión de 7 bars para conseguir 100 l/min, lo que provocará una perdida por rozamiento de 2,5 bars por cada tamo de manguera de 30 metros.

– 132 metros de altura supone una perdida por gravedad de 13,2 bars

 la presión máxima de prueba en fábrica para las mangueras Armtex de 25 es de 40 bars

 GRAFICO DE PERDIDAS DE CARGA

 REFLEXIONES

 Como se puede ver, haciendo números en teoría y sobre el papel, con los medios disponibles en los vehículos de salida se podría atacar un incendio en la planta 44. Pero todo el esfuerzo del montaje de la instalación permitía un solo punto de ataque que tendría soportar la presión de prueba para las mangueras de 25 m/m consiguiendo a 7 bars en punta de lanza proporcionar 100 l/min.

 La bomba de alta presión del vehículo trabajaría al máximo de sus posibilidades 40 bars, lo cual debido a la antigüedad de los coches, la duración del ataque era una incógnita.

 Otra posibilidad que si bien se apartaba de los cánones establecidos permitía con el mismo esfuerzo dos puntos de ataque de 100 l/min cada uno, con una rebaja de la presión de salida de bomba hacia la normalidad  (menos de 30 bars)

 PLANTEAMIENTO INSTALACIÓN DE ATAQUE  DE 25+45+25 (alta presión)

 La bomba dispone de dos salidas de alta presión a las que había que conectar dos líneas de 25, estas dos líneas se unirían a una bifurcación de 45 (dos entrada de 25, a una salida de 45) a esta salida se conectarían seis mangueras de 45 en vertical hasta el punto de reunión en la planta 43, donde a través de una bifurcación de 45 (entra linea de 45 y salen dos líneas de 25) de nuevo se transformaría en dos líneas de ataque de 25.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es alta-presion-en-EGA-1024x78.jpg

 100 litros/min en manguera de 25 provoca una perdida de 2,5 bar

 200 litros/min en manguera de 45 la perdida por rozamiento es de 0,37 bars

(ver tablas en mangueras)

TABLA DE CAUDALES Y PERDIDAS DE CARGA EN TRAMOS DE MANGUERAS ARMTEX DE 30 METROS de largo

caudall/min
100
200
300
400
500
700
1000
1500
2000
3000
4000
Diámetro    PERDIDAS DE CARGA EN BARS
25 m/m

2.5

9

20

36

55

*

*

*

*

*

*

45 m/m

0.15

0.37

0.85

1.7

2.5

5

10

*

*

*

*

70 m/m

*

*

0.15

0.20

0.35

0.60

1.2

2.6

4

8.5

15

 GRÁFICO DE LA INSTALACIÓN

 De nuevo haciendo números sobre el papel el sistema tenía que funcionar, por lo que hice un proyecto donde se estudiaba el desarrollo de la instalación, los medios que se necesitaban y como estos se podían repartir equilibradamente entre todo el personal que compone la dotación de vehículos de una salida Charlie. Repartiendo las mangueras, cuerdas, lanzas, mosquetones etc. entre las dotaciones de los vehículos de «tota la sortida», se podía realizar esta doble instalación de ataque a la planta 44 sin tener que retornar a los vehículos

Esperé a que las dos torres estuvieran construidas para plantear el hacer una prueba que confirmara las expectativas y el tiempo necesario, pero no me autorizaron.

 Después de varios meses, pude hacer una prueba pero no en ninguno de los dos edificios que yo quería, me tuve que conformar con la E-11 el brazo articulado más alto del mundo pero solo me subiría a 70 metros de altura.

Antes de que se elevara, desplegamos dos mangueras de 25 m/m en el reducido espacio de la cesta de la E-11 y encima de las mismas, pisándolas, estábamos tres bomberos con dos pistolas difusoras de 25 en un extremo y en el otro sujeto a la cesta con una cuerda mosquetón, teníamos una bifurcación de 45 a 25 a la que se había adaptado un manómetro.

 Tres mangueras de 45 enrolladas que desde arriba a 70 metros las fuimos uniendo y haciéndolas descender hasta el suelo asegurándolas con una cuerda.

 Una vez un extremo de la manguera de 45 en el suelo el conductor la conectó a una bifurcación de 45 a 25 de donde partían dos mangueras de 25 hasta dos de las salidas de alta presión de la bomba de un tanque pesado.

  De la E-11 solo se utilizó su cesta hasta una altura de 70 metros.

Se accionó la bomba del tanque pesado hasta un máximo de 20 bars, el manómetro que habíamos fijado en la cesta por debajo de la bifurcación marcaba 16 bars, las lanzas las teníamos abiertas en posición de chorro, el agua llegó al momento con tal fuerza a las lanzas que dirigimos los dos chorros de agua hacia arriba viendo como subía unos 20 metros antes de pulverizarse buscando el cielo.

 Quedaba demostrado que con un máximo 20 bars se podía atacar un incendio a 70 metros de altura y confirmaba la teoría que la misma instalación con seis mangueras de 45 precisarían 27,5 bars para conseguir los mismos resultados. (si bien esto último y el desplazamiento a pie del personal con el equipo y el material necesario para realizar esta instalación que yo sepa todavía no se ha probado)

 Las mangueras de 45 armtex se prueban como máximo a 30 bars

 Las bombas de alta presión a 30 bars no trabajan forzadas 

 Como se puede apreciar esto no deja de ser una «idea de bombero» porque estos edificios disponen de medios alternativos suficientes para no tener que llegar hasta el extremo aquí planteado, pero si además de haberlo previsto lo has probado es otra posibilidad disponible que puede ser útil cuando fallan las otras.

Este planteamiento tal como está escrito se expuso en la web zapater.org en 1988, posiblemente en la actualidad se tendría que adaptar a la potencia de las bombas de los nuevos vehículos y a la resistencia de las mangueras.

He de decir con agradecimiento, que marzo del año 2006  el oficial jefe de bomberos del Ayuntamiento de Badalona Sr. Sigfrido se interesó por este planteamiento y me ofreció las tres chimeneas de la central térmica de Sant Adrià-Badalona para realizar la prueba del algodón, de la que queda un testimonio gráfico en http://www.zapater.org/ideasdeformacion/agbar/agbarchimeneas.htm

En 1992 los bomberos de Barcelona patrullábamos por las instalaciones de la Ciudad Olímpica

Turno D Sant Andreu en Ciudad Olímpica